Asamblea General

La Asamblea General es el órgano supremo del Colegio. Estará formada por los colegiados debidamente convocados. La Asamblea podrá reunirse en sesión tanto ordinaria como extraordinaria. La Asamblea General Ordinaria deberá celebrarse el último sábado del mes de Mayo de cada año y en ella se elegirán la Junta Directiva Central y el Tribunal de Honor. La Asamblea General Extraordinaria se reunirá cuando así lo acuerde la Junta Directiva, o a solicitud escrita de un número no menor de veinticinco colegiados.

Las Asambleas generales se celebrarán previa convocatoria escrita dirigida a cada colegiado, por avisos en dos medios de comunicación de mayor circulación en el país y por cualquier otro medio de comunicación adecuado.

Elecciones 2015-2016

 
La convocatoria deberá hacerse con quince días de anticipación a la fecha señalada, incluyendo la agenda de la reunión en los avisos respectivos.

Para que una Asamblea se considere legalmente reunida en primera convocatoria, se requiere la asistencia de la mitad más uno de los colegiados. Si la Asamblea Ordinaria o Extraordinaria no se estableciere por falta de quórum, esta se podrá llevar a cabo veinticuatro horas después de la hora señalada con los miembros que asistan, siempre y cuando se haya hecho la segunda convocatoria en el aviso a que se refiere el Artículo anterior.
Los asuntos sometidos a consideración de la Asamblea General se resolverán por simple mayoría de votos. El voto podrá ejercerse oralmente o por escrito y secreto en los casos que determine está Ley y sus Reglamentos y los colegiados solo tendrán derecho a su voto personal y al de un miembro representado.

La representación se acredita por carta. Queda terminantemente prohibido tomar resoluciones por aclamación.

Las sesiones de Asamblea general durarán el tiempo necesario para la resolución de los puntos señalados en la agenda respectiva. Cuando no pudiere terminarse la discusión y resolución de un asunto, ésta podrá continuarse en el día o días subsiguientes.

Las resoluciones de las Asambleas Generales en materia de su competencia son definitivas y no cabrán recursos contra ellas, salvo las constitucionales cuando procedan.

Homenajeado